Hace un par de meses anunciábamos la entrada en la asociación de la Garnatxa de Cérvoles y hoy es el turno de “Ojo de Gallo” de Valdespino.
Procedente del mejor pago jerezano como es el Pago Macharnudo, y en concreto de Macharnudo Alto, son las uvas de Palomino Fino con el que se elaboran Ojo de Gallo.
De las 800 hectáreas que tiene el grupo bodeguero Estévez, 256 hectáreas se encuentran en este Pago jerezano privilegiado, y de ellas 154 están en Macharnudo Alto.
Viñedo de Palomino Fino de 25 años plantado en el terruño excepcional de la albariza jerezana, cuyas características, científicamente demostradas, se ven reflejadas directamente en las cualidades organolépticas del vino.

El grupo bodeguero José Estévez recientemente ha lanzado al mercado la añada 2016 del vino Ojo de Gallo. Y como ellos lo han definido, “el consumidor se encontrará un vino blanco muy conectado a su origen. Ojo de Gallo evoca a los aromas minerales propios de Macharnudo Alto. En boca recuerda la caliza de su suelo, tiza. De una acidez marcada, los matices minerales, su complejidad y la honestidad con su procedencia, lo convierten en un icono de su origen, de la albariza jerezana y de la variedad Palomino Fino”.

Ojo de Gallo un vino que es el fiel reflejo de la tierra albariza de donde procede, característica común a todos los vinos Grandes Pagos de España. Una apuesta por el terruño es lo que está realizando el grupo bodeguero José Estévez. Un interés éste que junto al viñedo, son la pieza clave de la filosofía de trabajo de las bodegas que pertenecen a la asociación. Una apuesta por el origen como elemento diferencial.
¡Le auguramos un gran futuro!