“Un mundo más verde es posible, aunque sanar el maltrato al que la tierra está siendo sometida no es fácil…” así comienza un interesantísimo post en la web de Gramona que trata sobre la importancia de la tierra, del suelo, en definitiva, del terruño.

Un artículo donde Gramona cuenta una historia, su historia de cómo el ir a buscar soluciones contra una plaga que estaba devorando una de las parcelas, concluyeron que había que cuidar la tierra si se quería conservar para las generaciones futuras.
Y esto no lo llevaron a cabo solos, sino que tuvieron que solicitar la ayuda inestimable de dos respetados y reconocidos agrónomos franceses, Lydia y Claude Bourguignon.
Hace 10 años que esta pareja, fundadores del Laboratorio de Análisis Microbiológico del Suelo, llegaron a Gramona y con ellos se inició una radical y natural transformación en la forma de trabajar la tierra: había que devolver a la vida al suelo. Ese era el principal objetivo.

Fotografía: Bodegas GRAMONA

“…Si el suelo no está vivo, no podrá nutrir correctamente las vides con el gusto del terroir, y habrá que nutrir con abonos químicos, los cuales son todos iguales….” afirma Claude Bourguignon. Afortunadamente, la biodinámica reactiva de forma espectacular la vida en los suelos, el incremento de la microbiología y la fauna. Aquí es cuando se encuentran los vinos de terroir, continua diciendo Lydia Bourguignon. Y es que han realizado un largo recorrido desde elaborar de forma convencional, pasando por lo integrado, lo biológico, hasta llegar a la biodinámica.
Desde Gramona se ha ido paso por paso, quemando cada etapa de forma natural y sin prisas. Y esa es la mejor manera de hacer evolucionar una finca.

Fotografía: Bodegas GRAMONA

Después de trabajar el 100 por 100 de las tierras con viticultura ecológica se comenzó a integrar la agricultura biodinámica (basada en las teorías de Rudolf Steiner), que es la que reina actualmente. Como resultado, todos los vinos de Gramona son ahora procedentes de agricultura ecológica, y desde la añada 2014 algunos de ellos están certificados como Demeter por su trabajo biodinámico, no sólo en el viñedo sino también en la vinificación, afirman orgullosos.
Queremos desde Grandes Pagos de España dar nuestra más sincera enhorabuena por el esfuerzo, la dedicación y el trabajo bien hecho. ¡Os deseamos un futuro lleno de éxitos!