Que para toda la familia de Grandes Pagos de España la relevancia del terruño es nuestro buque insignia es más que evidente, y así cada una de nuestras bodegas lo hacen saber y demuestran en cada paso que dan.
Como nuestro presidente Toni Sarrión expresaba hace unos meses en una entrevista, “sumamos 1.980 hectáreas de viñedo en total de nuestras bodegas, y nuestro objetivo principal es defender la filosofía de terroir, de tipicidad y de expresar el lugar dónde está. Hacemos vinos únicos, sin mezclar con uvas de otras parcelas”.

Hace un par de semanas compartíamos un vídeo de Gramona donde Jaume Gramona nos explicaba el significado que para ellos tenía la vendimia, y ahora compartimos un vídeo de Dehesa del Carrizal donde declaran la importancia de la armonía en su entorno.
Un viñedo que se encuentra sobre una ‘raña’, con un clima mediterráneo templado con influencia atlántica. Y ésto junto a las erosiones y a la humedad, provoca un interesante punto de acidez que se ve reflejado en los vinos, como bien explica Pierre Yves Dessevre, director de Dehesa del Carrizal.

En este vídeo podemos escuchar a Pierre, como nos destaca los cuidados y la dedicación a cada cepa, a la tierra, con el objetivo de conseguir la uva de la mejor calidad posible. La singularidad del enclave, su clima y su terruño que hacen que se obtengan esos vinos tan excepcionales.

Y como expresan desde el vídeo, elaboran un vino único que transmite la tierra en la que están, y a lo que hay que añadir el respeto a la tierra, a la naturaleza y a la enología responsable. La armonía con la tierra, algo tan crucial en todas las bodegas de nuestra asociación.

Al final cuando alguien hace una cata de vinos de Grandes Pagos de España hace un viaje por toda España. Y eso es algo en lo que se trabaja desde la asociación con tesón, en que se perciba perfectamente el área geográfica en el que el catador viaja a través del vino que está bebiendo.

¡Os invitamos a ver el vídeo!