Otro año más volvemos a uno de los eventos más esperados en Londres: Decanter Fine Wine Encounter. Dos días en los que profesionales, prensa y amantes del vino pueden catar vinos de las diferentes regiones vitivinícolas del mundo.
Argentina, Australia, Chile, Italia o España, son algunas de las 18 regiones representadas, 128 bodegas, y más de 600 vinos bajo el techo del Hotel Landmark de la capital británica.
Un amplio showroom donde conocer y hablar con los mejores productores del mundo es lo que ofrece la Decanter Fine Wine Encounter a lo largo de todo un fin de semana.

Cinco décadas de Chateau Musar, una cata vertical de Champagne Krug, entre otras, fueron algunas de las masterclasses dirigidas por expertos de Decanter el pasado fin de semana. Además, durante el sábado tuvieron lugar ponencias y catas específicas como la vertical de Château Lafon-Rochet o la cata de nuestros vinos Grandes Pagos de España, que fue dirigida por el Master of Wine español Pedro Ballesteros, presidente de jurado del concurso Decanter de los vinos españoles.

Pedro Ballesteros hizo una exposición completa del trabajo que realiza nuestra asociación y explicó detalladamente las patas en las que se sustenta la asociación. Como la importancia de tener dos órganos que velan por la calidad de los vinos y por la excelencia y exclusividad de la asociación, y de la defensa de los vinos de pago.


Por un lado, el Comité externo de expertos en cata: compuesto por profesionales ajenos a las bodegas, que catan periódicamente los vinos de Grandes Pagos y los que aspiran a serlo. Y por otro, la Red de Conocimientos, un encuentro entre los enólogos de las bodegas de Grandes Pagos donde comparten su información y buenas prácticas, creando un foro de mejora de la viticultura del terruño en España.

Los asistentes a la cata pudieron catar 8 vinos que reflejan a la perfección la singularidad que aportan los suelos y el clima de donde proceden.

Ocho bodegas de diferentes zonas vitivinícolas españolas y con Indicaciones Geográficas muy distintas, desde un Cava de Paraje como el Celler Batlle de Gramona, pasando por Vino de Pago como Pago de Arínzano, vinos con Denominaciones de Origen como Belondrade, Mauro o Numanthia, o pasando por un vino de la Tierra como el Hipperia de Pago de Vallegarcía.

“Grandes Pagos España, vinos que encierran en cada botella la expresión del terruño”.