Alfonso Cortina tiene alma de ingeniero y de emprendedor, y este mes de octubre le ha contado al diario Expansión cómo ambas facetas son esenciales en uno de sus proyectos más queridos: la Bodega Pago de Vallegarcía, parte de la asociación Grandes Pagos de España.

Tal y como cuenta el propio bodeguero, referente desde hace más de treinta años en el sector empresarial español (fue presidente de Repsol entre 1996 y 2004, y también de empresas como Cementos Portland y Colonial), “montar la bodega ha sido mi decisión más arriesgada”.
Alfonso Cortina, uno de los fundadores de Grandes Pagos de España – junto a reconocidos bodegueros como Carlos Falcó (Marqués de Griñón Family Estates), Paco Uribe (Pago de Calzadilla) y Victor de la Serna (Finca Sandoval) – también cuenta en Expansión que estudió durante tres años las posibilidades específicas que le ofrecía la finca, situada junto al Parque Natural de Cabañeros. El presidente de la Bodega Pago de Vallegarcía añade que como buen ingeniero – estudió Ingeniería Industrial y Económicas – “en este proyecto he sido analítico, he dado pasos cortos y seguros”. Aunque después de dudar entre plantar olivar o viñedo “me decidí por lo más difícil”.
El reto que plantea Alfonso Cortina para crecer en un mercado especialmente competitivo como el de los vinos es dar a conocer la marca. Tras diez años de historia los vinos de la Bodega Pago de Vallegarcía se exportan a China, Suiza, Alemania, EEUU o Inglaterra.
#LaExpresióndelTerruño, esencial en cada uno de los vinos de Grandes Pagos de España, es especialmente intensa en esta finca de 400 hectáreas ubicada en los Montes de Toledo. La elección de variedades –todas francesas- ha venido marcada por un suelo de ph bajo, una altitud del terreno de 850-900 metros y el clima continental de la zona. Alfonso Cortina afirma que en la elaboración de sus vinos -Vallegarcía Viognier, Vallegarcía Syrah, Hipperia- busca respetar la identidad de cada una de estas variedades, y “crecer con paciencia”. Esta es la clave aplicada por la Bodega Pago de Vallegarcía para desarrollar un proyecto a largo plazo: “lo que más satisfacción me produce es saber que la bodega tiene continuidad y que mis hijos harán que el negocio prospere en el futuro”.

entrevista-alfonso-cortina-_newsletter